Llegó el último post de 2016. Creo que es bueno hacer una revisión anual, para volver la vista atrás y tomar conciencia de las cosas que hemos hecho bien y de las que hay que mejorar.

Este año ha sido un poco raro. La primera parte del año no ha sido muy productiva, todo y que logré cumplir uno de mis objetivos clave para 2016 antes de lo esperado.

En marzo y por decisión propia, cambié de trabajo (Objetivo Clave de 2016), después de 3 años como comercial en el sector de las tecnologías, se me brindó la oportunidad de empezar un nuevo proyecto en otra empresa, también relacionado con las tecnologías pero esta vez enfocado en el área técnica.

Este nuevo trabajo requería de mí, aprender nuevas habilidades como por ejemplo la gestión de bases de datos o la programación SQL. Fue un cambio importante a nivel laboral debido a que no tenía conocimientos ni experiencia previa en las tareas que se me iban a encomendar. Todo y que todavía tengo mucho por aprender, puedo decir que después de nueve meses, la experiencia está siendo muy positiva.

La segunda parte del año, a partir del mes de mayo, la cosa dio un giro inesperado y tuve que echar mano de mis conocimientos en productividad y gestión personal para ser más efectivo y mantenerme organizado con los nuevos proyectos que se ponían en marcha.

En mayo de este año 2016, accedí al programa de formación de consultores certificados de Evernote.

Yo ya conocía Evernote hacía muchos años ya que era usuario premium desde el año 2010 y hasta la fecha gestionaba muchísimos aspectos de mi vida cotidiana con Evernote. Finalmente en junio me convertí en consultor certificado de Evernote para España.

En mayo, y sin saber si aprobaría la certificación empecé a desarrollar este Blog, en junio terminé el programa de formación, y a mediados de julio se nos comunico que habíamos aprobado el curso.

Desde julio hasta septiembre, con vacaciones incluidas de por medio, estuve trabajando duro para que el día 15 de septiembre este Blog pudiese salir a la luz.

Durante estos tres meses de vida, este blog ha recibido más de 4300 visitas con más de 900 visitantes únicos. Estoy satisfecho con los resultados, aunque soy consciente de que son muy bajos.

También estoy contento con la cadencia de publicación ya que durante estos tres meses,he podido publicar artículos cada semana desde septiembre hasta diciembre, algo que me había sido imposible de mantener en otros blogs que había creado.

Lamentablemente, he fallado con el apartado Podcast, que no está teniendo la periodicidad que me gustaría, por lo que será un objetivo clave en el área de responsabilidad: Blogging para este próximo 2017.

Los artículos los escribo primero en Evernote, y una vez los tengo terminados, los paso a Ulysses (aplicación de escritura para OSX y IOS) para poder aplicar el formato y publicar en el blog ya que Ulysses permite publicar directamente en WordPress.

Voy a contarte un secreto. Tengo un aliado perfecto que me ayuda a escribir los artículos del blog.

La función dictado de mi iPhone o mi iPad.

Esta función es fantástica ya que puedo dictarle a mi dispositivo de viva voz el contenido del artículo a medida que lo pienso.

De esta forma no necesito estar escribiendo con el teclado, de hecho el 90% de los artículos de este blog en algún momento los he escrito en parte desde mi iPhone o desde mi iPad con la función dictado.

Los artículos publicados hasta ahora han sido una combinación de la función dictado y escritura tradicional con el teclado pero eso este próximo año 2017 va a cambiar totalmente ya que los artículos que escriba en adelante, van a estar íntegramente dictados al dispositivo.

Este mismo artículo es la prueba piloto, y la verdad es que está siendo totalmente satisfactoria.

Todo el contenido de este artículo ha sido dictado de viva voz en mi iPad, espero que este proceso me permita ganar agilidad y crear nuevo contenido más rápidamente, ya que no es lo mismo escribir con el teclado que hablar y que el dispositivo transforme el habla en texto.

Concretamente este mismo artículo, lo he escrito en menos de la mitad del tiempo que lo hubiera hecho si lo hubiera escrito tecleando en el teclado de mi Mac, o de mi iPad.

Los últimos meses he estado experimentando con párrafos sueltos, después de varias pruebas y de ver que el sistema de reconocimiento de voz se equivoca relativamente poco y con cosas muy concretas a la hora de transcribir la voz en texto, he decidido poner en marcha este sistema, ya os iré contando cómo evoluciona. Lo más importante es que no necesito ningún tipo de equipamiento especial para poder trabajar de esta forma, normalmente utilizo los auriculares con micrófono que vienen de serie con el iPhone, pero tanto el iPhone como el iPad pueden funcionar y detectar lo que se está dictando con el propio micrófono del dispositivo, por lo tanto no se necesita de nada en concreto para poder utilizar la función dictado simplemente tenerla activada en tu dispositivo.

Este año también he empezado a desarrollar mis programas de formación en Evernote. Estoy desarrollando varios cursos, con varios niveles de dificultad pensados para que se adapten a cualquier tipo de usuario.

A nivel personal he fallado en alguno de los objetivos que me había planteado para este año 2016, lo cual me ha hecho replantear los objetivos para el próximo año 2017, siendo más realista y obligándome a trabajar más y mejor para poder conseguir los resultados deseados.

Desde hace aproximadamente un mes estoy redescubriendo de nuevo el método de productividad GTD. Es cierto que muchos de los hábitos de este método los tengo bien adquiridos como por ejemplo el de la captura, ya que he conseguido que capturar se convierta en algo innato, hace tiempo que conozco el método y que he leído los libros de David Allen, pero últimamente y como se suele decir me había caído del carro de GTD, y todo y aplicar algunos hábitos y principios, no estaba siguiendo el método de forma estricta.

He empezado de nuevo a leer la versión en español del libro organízate con eficacia versión 2015 revisada y ampliada. Estoy redescubriendo de nuevo la productividad, y lo más importante el compromiso.

Sin compromiso no hay productividad, si no te comprometes contigo mismo y con tus acciones, no lograrás avanzar hacia tus metas y objetivos. Como te decía al principio de este post la primera parte del año no ha sido muy productiva y precisamente ha sido por falta de compromiso conmigo mismo, con mis acciones, y con mis proyectos. ¿Porqué crees que he sacado adelante el proyecto de Evernote? porqué me comprometí. Estuve estudiando durante el mes que duró la formación, estuve desarrollando los ejercicios cómo nadie, me esforcé con el desarrollo de la web, al final… todo esto se puede traducir en compromiso y eso es lo único que te va a hacer falta para conseguir las cosas que te propongas.

Otro descubrimiento importante que hecho este año relacionado con la productividad, ha sido el de la no planificación.

Este año he descubierto que la planificación es un concepto abstracto que rara vez termina por cumplirse. Es cierto que la planificación puede sonar bien, y puede hacernos sentir organizados, pero déjame que te diga que es una falsa sensación. Te lo digo por experiencia propia. Me encantaba planificar, el próximo martes haré estas tareas, el próximo viernes haré estas otras tareas. La realidad, al final es siempre muy distinta al ideal que nos hacemos de cómo deberían ser las cosas cuando las planificamos.

La planificación es un “Me gustaría”, un “Quiero hacer…” la planificación son deseos. Pero luego, a la hora de la verdad, normalmente nuestra planificación se va al traste, bien por cansancio, bien por falta de compromiso, bien por terceras personas o por cualquier otro motivo ajeno a nuestro control. Lo que tengo claro, es que la planificación, rara vez se cumple, y lo único que consigue es crear frustración y descontento contigo mismo.

Para ello metodologías cómo GTD proponen tener nuestras tareas separadas en listas de próximas acciones, organizadas por contexto, y filtradas por tiempo y energía. Para que cuando realmente podamos ponernos a hacer y completar tareas, podamos elegir nuestra mejor opción en base al entorno, herramientas, energía y tiempo disponible.

Es inútil planificar trabajar en algo que va a requerir altos niveles de energía por nuestra parte, si cuando llega el momento de ponernos a trabajar en aquello que hemos programado, nuestra energía está por los suelos debido a un largo día de trabajo en la oficina. En cambio, llegado el momento, y en vista de nuestro nivel de energía, siempre podremos seleccionar alguna o algunas tareas para completar, acordes a ese nivel de energía del que disponemos. Por consiguiente, no tendremos esa sensación de frustración, al no haber cumplido con la planificación programada.

Cuando planificas, tienes un nivel de energía, que no tiene porqué coincidir con el nivel de energía que tienes cuando realmente te puedes poner a trabajar en la tarea o tareas que has planificado, por contra, a la hora de planificar, lo estás haciendo en base a un parámetro subjetivo, cómo puede ser estimar la energía que tendrás en un momento dado.

Esto que a simple vista puede parecer obvio, me ha llevado tiempo asimilarlo y entenderlo. Tengo una vida ocupada, con 8 horas de trabajo en una oficina, dos niños pequeños y montones de proyectos personales pendientes de empezar. Planificaba en que cosas trabajaría durante la semana en mis ratos libres, y al final muchas veces esta planificación no se cumplía. Me frustraba!

Ahora no planifico. Tengo mis proyectos activos identificados y mis próximas acciones bien definidas, así que tan pronto tengo algo de tiempo para trabajar en mis proyectos, filtro mis tareas por lista de próximas acciones, así cómo por contexto y por nivel de energía.

Créeme si te digo que par ami ha sido todo un descubrimiento, pese a llevar varios años metido en esto de la productividad.

Así pues,… al final, no puedo quejarme de cómo ha ido 2016,… cambio de trabajo, nuevo blog y certificación en Evernote, aprendizaje de 2 claves importantes en el mundo de la productividad. Compromiso y no planificar.

¿Qué vendrá en 2017?

¿No hemos quedado que planificar no es bueno?….

About the Author Josep Maria Martínez

Consultor Certificado Evernote. Asesor y formador en Productividad y gestión Personal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s